Mujeres y hombres, la mayoría jóvenes y estudiantes, conforman el equipo de Observa Bolivia

Mujeres y hombres, la mayoría jóvenes y de ocupación estudiantes, conforman el equipo de observación electoral ciudadana Observa Bolivia, que examinará la calidad y transparencia del proceso electoral este 18 de octubre. Ese día, las y los bolivianos habilitados para emitir su voto elegirán en las urnas a las autoridades del Ejecutivo y el Legislativo, que gobernarán el país durante los próximos cinco años.

Ejercer su derecho y deber a participar como vigías del proceso electoral y fortalecer la democracia son las principales motivaciones de este grupo de cerca de 2.500 voluntarios y voluntarias en áreas urbanas y rurales del país.

Observa Bolivia es una iniciativa de observación electoral ciudadana conformada por 16 organizaciones de la sociedad civil de los nueve departamentos del territorio nacional, comprometidas con los derechos humanos, particularmente con los derechos de las mujeres, los jóvenes y los indígenas.

En los últimos meses, 14 de estas 16 organizaciones realizaron labores de reclutamiento y capacitación a los interesados en participar de este proceso, cuyos alcances se traducirán en un informe público, con conclusiones y recomendaciones, que será presentado al Órgano Electoral Plurinacional (OEP).

Rosa Linda Paniagua Sossa
20 años de edad
Estudiante
Observadora en el municipio de Postrervalle (Santa Cruz)

“Mi decisión por ser parte del equipo de observadoras y observadores de Observa Bolivia tiene que ver con mi deseo de participar activamente como ciudadana y sobre todo ayudar a que todo el proceso se desarrolle de manera totalmente transparente”.

La Oficina Jurídica de la Mujer (OJM), una de las 16 aliadas de Observa Bolivia, desarrolla la capacitación de las y los observadores en Cochabamba. Cecilia Cossío, coordinadora de la OJM, explica que en su equipo de observación destaca la presencia femenina y que las edades de los voluntarios oscilan entre los 18 y 35 años. “La mayoría son estudiantes, aunque también contamos con la participación de líderes de OTB (Organizaciones Territoriales de Base). Algo que cabe destacar es que, al principio, respondieron a la convocatoria de la OJM personas mayores de 40 años, pero se fueron diezmando a medida que los casos de COVID-19 aumentaban” relata Cossío.

Ana Claudia Marín Moscoso
24 años de edad
Egresada de Kinesiología y Fisioterapia
Observadora en Sucre (Chuquisaca)

“Me interesa mucho conocer y ser parte del proceso electoral. El año pasado, por primera vez, fui elegida jurada electoral para las elecciones generales, me pareció una experiencia interesante ese trabajo, y al ver por las redes sociales una invitación para ser parte de Observa Bolivia, me decidí al instante. Creo que con esta labor aportamos a transparentar los nuevos comicios”

Los requisitos de Observa Bolivia para ser voluntario son tres: tener 18 o más años, estar registrado en el padrón electoral y no tener militancia política alguna.

Los cerca de 2.500 observadores y observadoras realizarán sus tareas en más de mil mesas electorales de diversas regiones del país, bajo los lineamientos de una Guía de Observación Electoral elaborada en base a 14 indicadores y 32 preguntas.

Además, su labor se enmarca en el Reglamento para el Acompañamiento y Observación Electoral para las Misiones Nacionales e Internacionales, aprobado por la Sala Plena del Tribunal Supremo Electoral (TSE), cuyos preceptos básicos son: la imparcialidad, objetividad, independencia, responsabilidad, legalidad y no injerencia.

Garlin Rodríguez Cruz
23 años de edad
Estudiante
Observador en el municipio de Vallegrande (Santa Cruz)

“Siempre tuve mucho interés en conocer más acerca de cómo se desarrollan las elecciones, de cómo es el proceso en su conjunto. Y también me uní a esta iniciativa porque tengo el deseo de ayudar de alguna manera a que estas elecciones se desarrollen de forma legal y se respete el voto del ciudadano”.

Lusdari Uyuli, vocera del Centro de Capacitación e Investigación de la Mujer Campesina de Tarija (CCIMCAT), dice que la mayoría de las y los observadores reclutados por esa organización tiene entre 20 y 30 años de edad y que están divididos, casi equitativamente, entre varones y mujeres, “con un porcentaje adicional a favor de ellas”. En el caso del CCIMCAT, cerca del 40% de sus observadores/as son del área urbana y el 60% restante, del área rural, en especial de todo el territorio del Chaco y Bermejo.

Gabriela Ballivián Rocha
27 años de edad
Abogada
Observadora en Cercado (Cochabamba)

“Soy una activista de los derechos humanos y de la democracia, y creo en la defensa y reivindicación de este tipo de principios. Considero que, por todo lo sucedido el año pasado, la población está susceptible con este nuevo proceso y pienso que al ser observadora aporto a que mis derechos y los derechos de todos los bolivianos a elegir un gobierno de forma trasparente sean respetados”.

Quienes se adhirieron a la convocatoria del proyecto Sumaj Punchay, en Chuquisaca, son, en su mayoría, estudiantes universitarios. “El 80% debe estar en el rango entre 18 y 24 años de edad, mientras que el 70% son mujeres”, afirma Limbert Limachi, coordinador de esta organización. En el área rural, varios de las y los observadores reclutados por Sumaj Punchay son maestros de escuela.

Mientras que, en Santa Cruz, la Casa de la Mujer procuró conformar un equipo equitativo entre hombres y mujeres, al ser una institución feminista. Su vocero, Osvaldo Hurtado, explica que la mayoría de sus observadores y observadoras “son gente joven, estudiantes, lo que les permite disponer de más tiempo, por ejemplo, para las capacitaciones”.

Ana Noelia Rodríguez Lenis
34 años de edad
Abogada
Observadora en Bermejo (Tarija)

“Mi motivación para ser observadora tiene que ver con colaborar en verificar la transparencia del proceso electoral. Lo sucedido el año pasado en Bolivia ha generado muchas dudas y con esta misión se puede aportar a la democracia”.

La iniciativa de observación electoral ciudadana Observa Bolivia cuenta con el apoyo de la Unión Europea (UE), la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) e IDEA Internacional.

Las organizaciones que la conforman son:

Nacionales

Coordinadora de la Mujer

Fundación Construir

Beni

Coordinadora de la Mujer – COOMUJER Beni

Cochabamba

Ciudadanía, Comunidad de Estudios Sociales y Acción Publica

Oficina Jurídica para la Mujer (OJM) de Barrios Marginales y el Campo

Chuquisaca

Realidades

Sumaj Punchay

La Paz

Centro de Estudios y Apoyo al Desarrollo Local (CEADL)

Centro de Promoción de la Mujer Gregoria Apaza

Oruro

Proyecto de Apoyo e Interacción Social PAIS – VIVE “La Fuerza de la Juventud”

Pando

Herencia

Potosí

Consejo de Ayllus Originarios de Potosí – CAOP

Santa Cruz

Casa de la Mujer

Confederación Nacional de Mujeres Indígenas de Bolivia – CNAMIB

Tarija

Centro de Capacitación e Investigación de la Mujer Campesina de Tarija – CCIMCAT

Comunidad de Estudios JAINA