CCIMCAT: ‘La misión de observación electoral ciudadana fue muy valiosa, necesitamos posicionarla mejor’

Rosario Ricaldi, directora ejecutiva del CCIMCAT (tercera de izq. a der., fila de abajo), junto a parte de su equipo

El Centro de Capacitación e Investigación de la Mujer Campesina de Tarija (CCIMCAT) es una institución privada, sin fines de lucro, de promoción y desarrollo integral, que trabaja con mujeres campesinas e indígenas del departamento de Tarija, con el propósito de contribuir al cambio en las relaciones de poder de género en los ámbitos político, económico, social y cultural.

Por su compromiso con los derechos humanos y la democracia, el CCIMACT es una de las 16 Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) que conforman la iniciativa ciudadana de observación electoral Observa Bolivia-

El 18 de octubre, con el apoyo de 2.032 observadoras y observadores voluntarias y voluntarios, las 16 OSC examinaron de manera cualitativa la calidad de la jornada electoral bajo los principios de imparcialidad e independencia. La misión fue desarrollada en 1.133 mesas de sufragio de una muestra aleatoria, tanto en zonas rurales (55%) como urbanas (45%) del territorio nacional.

En esta entrevista, la directora ejecutiva del CCIMCAT, Rosario Ricaldi, explica qué les motivó a formar parte de la iniciativa, cuál fue el camino recorrido, cómo fue la experiencia y los aprendizajes que ésta les dejó.

  • ¿Cómo se produjo la alianza con Observa Bolivia y qué las y los motivó a ser parte de ella?
  • Tenemos una relación de mucho tiempo de trabajo con IDEA Internacional por la democracia y la igualdad de género a través de nuestra Red Coordinadora de la Mujer, esa relación nos dio a conocer con IDEA y la posibilidad de este trabajo fue planteada a la institución, por nuestro trabajo por la democracia y porque geográficamente tenemos alcance a todo en todo el chaco tarijeño, condiciones favorables para contribuir a Observa Bolivia.
  • ¿Cómo fue el proceso de reclutamiento y capacitación?, ¿tropezaron con algún problema?
  • En el marco de la estrategia planteada se enviaron cartas a todas las organizaciones sociales, cívicas, para que briden nombres de personas con el perfil de credibilidad y confianza para asumir este trabajo. Se coordinó con instituciones con presencia en los municipios y a través de sus técnicos y técnicas tuvimos importantes contactos que contribuyeron a contar con todas y todos observadores. Hubo dificultades y fueron la pandemia y las largas distancias las responsables. La oficina nombró a dos personas para cooperar con la coordinadora responsable del proyecto, entre las tres personas hicieron los talleres y el reforzamiento a la comprensión de la información que se dio.
  • ¿Qué retos representó la pandemia para el desarrollo de la iniciativa?
  • Se tuvo bajas por personas que contrajeron el virus y no pudieron desarrollar las tareas de observación; además impidió los talleres presenciales, teniendo que llevarse a cabo de manera virtual, con las limitaciones de conectividad.
  • ¿Cuáles son resultados de la experiencia con las poblaciones de las zonas donde intervienen?, ¿qué expectativas tenían y qué piensan ahora?
  • La relación se estableció solo con dirigencias a través de una carta, luego contar con las personas y el trabajo realizado no implicó necesariamente una relación con la población con la que se intervino. Solo vieron a los y las observadores/as el día de la jornada electoral cumpliendo su trabajo. En algunos lugares se demandó de observadores un rol informativo que no correspondía. Se informó por radio el trabajo cumplido y no se tuvo más información como para saber qué piensan ahora. Sin embargo, como personal que estuvimos cerca del proceso, es de valiosa importancia el trabajo cumplido, es necesario posicionarlo mejor sobre todo en el rol de dar confianza sobre la transparencia del proceso como acción posterior a los resultados alcanzados.
  • ¿Cuánto y cómo aporta esta experiencia al ejercicio de los derechos humanos y electorales, y a la democracia?
  • Aporta mucho, por la formación que fue impartida a ciudadanos y ciudadanas que cumplieron esa labor, posicionarse ante la población votante como personas formadas para dar confianza, tan necesaria en un contexto tan conflictivo.
    La experiencia me muestra que no solo es importante recoger la información y entregarla al Tribunal Supremo Electoral, es de vital importancia socializar esa información por todos los medios de comunicación y a todo nivel, eso hace que la población a la que se llegó se informe, caso contrario es un informe más para el Órgano Electoral y para la población donde hubo observadores, viendo que falta que se informe de lo que eso implicó.
  • ¿Cuáles diría que son los logros y dificultades de esta misión?
  • Entre los logros están la capacitación a la gente, el rol de observar que cumplieron y el tener un registro que dé cuenta de aquello. Asimismo, entregar un informe la Tribunal Supremo Electoral confiable, legítimo, documentado.
    Y consideramos que falta difundir más los resultados. Especialmente pensando en llegar a todos los lugares que implicaron la muestra y la población directamente beneficiaria con la observación.

Observa Bolivia cuenta con el apoyo de la Unión Europea (UE), la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) e IDEA Internacional.